Borrachera de libros

Los libros son una borrachera que puedes permitirte sin otro miedo que la resaca que producen, esa búsqueda del siguiente trago, ese hallazgo de la próxima dosis de belleza y verdad.

He leído libros muy malos, pero no les guardo rencor. He leído libros muy buenos, de esos que han hecho que me arrodillara mentalmente ante una página. Les estoy agradecido por todo lo que me dieron, por convertir en oro puro el tiempo que pasé viviendo dentro de ellos.

Yo no podría ser sin libros. Por eso, en este día tan extraño (que es el suyo) no voy a dejarlos solos. Hoy quiero emborracharme de literatura.