Ajuste de cuentos (María José Gómez Sánchez-Romate)

Hay cuentos que cuentan, cuentos a tener en cuenta, que nos ofrecen historias o nos las quitan, que crean mundos, que roban almas.

Hay cuentos que apetecen, cuyas palabras parecen comestibles. Cuentos para abrir boca. Y cuentos que se nos clavan en el corazón como vidas astilladas.

Hay cuentos fugaces, que explotan y se deshacen en un instante. Y cuentos eternos, a quienes pertenecemos para siempre al leerlos.

Hay cuentos diminutos, de términos bajo mínimos. Y cuentos con vocación de enciclopedia, que guardan en cada coma una puerta a universos paralelos.

Hay cuentos que nos salvan y cuentos que nos condenan. Que son un juego, un desafío o una promesa. Cuentos desajustados y otros con los que ajustar cuentas.

Hay mucho cuento.